Tarta de queso (O tartas de cumpleaños 1)

Hola!
¿ Pensabais que los pollos habían desaparecido? ¿Que habían sido desplumados y no volverían? Pues de eso nada, monada!

Hoy volvemos a poder sentarnos un ratito frente al ordenador, con la cabeza lo suficientemente centrada y las plumas(¡por fin!) libres de arena del desierto. Y, ¿qué mejor manera de volver que con una tarta?

Tartaqueso

Esta tarta es la que hice para mi cumpleaños y el de mi madre, que es el mismo día. Se puede decir que en mi casa se “reciclan” las tartas xDDD Cuando La Jefa me permitió hacer la tarta de cumpleaños, empecé pensando en hacer una tarta decorada con fondant, con muchos colores, con relleno de vainilla ¿o mejor de fresa?…Luego me dijo que iba a preparar una comida para toda la familia (casi casi toda, porque aquí se juntaron el pollo de Madrid, los pollos que viven en Tánger, la de Algeciras…) Y, como todo en mi casa, cuando se hace de comer, se hace a lo grande. Ya sabéis, por si por casualidad el ejército de tierra y el de mar quieren pasarse a comer algo.

Entonces decidí que tenía que hacer algo rico, pero ligero. Y, ¿qué se puede hacer más rico y ligero que una tarta de queso? Y, no cualquier tarta de queso. No señor. La New York Cheesecake. Que son dos cumpleaños en uno, y hay que tener a la gente contenta.

La receta es de solaennuevayork.com, aunque he modificado algunas cosas.

Ingredientes:

Para la base de galletas

120 gr de galletas María

80 gr de mantequilla

Para el relleno de queso

3 paquetes de 250 gr de queso crema o queso de untar (en total son 750gr)

150 gr de azúcar

2 huevos

5 ml de extracto de vainilla

15 gr de maicena

50-100 gr de fresas frescas (completamente opcional, pero necesario)

Mermelada de fresa

Primero empezamos con la base de galletas. Machacamos las galletas hasta que nos queden migajas. Esto se puede hacer de manera muy fácil si cogemos una bolsa de las que tienen cierre hermético, la rellenamos con las galletas, cerramos y le pasamos el rodillo varias veces por encima. Y luego unos golpecitos más, por si acaso (si estáis estresados o estresadas, es un buen método para liberar el estrés, las galletas no se quejan jajaja!) Derretimos la mantequilla en el microondas y mezclamos con las galletas hasta que sea una pasta más o menos homogénea. Extendemos una capa en el molde, intentando que el espesor sea igual por todos lados. También colocaremos un poco por las paredes del molde, hacia arriba. Cuando el molde esté listo, lo metemos al congelador unos 15 minutos, que es el tiempo que tardaremos en hacer el relleno.

Para el relleno, cogeremos un bol grande, en el que echaremos el queso de untar junto con el azúcar. Lo mezclamos bien y añadimos los huevos batidos, la vainilla y la maicena. Batimos bien y separamos una tercera parte (aproximadamente). Picamos las fresas, en trocitos pequeños y las mezclamos con el queso (el bol que tiene los 2/3). Sacamos el molde de la nevera y echamos el queso mezclado con las fresas, intentando que quede todo por igual. Luego cogemos el tercio de queso que separamos y lo ponemos por encima, intentando “esconder” las fresas. Que sean una sorpresa jijiiji

Cuando este la tarta montada, la introducimos en el horno, que estará previamente pre-calentado a 205ºC, entre 30 y 40 minutos (dependiendo de nuestro horno). Una vez lista, la sacamos del horno y dejamos enfriar completamente. Antes de servir, le pondremos una capa de mermelada de fresa.

No hace falta decir que la tarta ha sido todo un éxito. Creo que no he visto desaparecer una tarta tan rápido en mi vida. La textura es cremosa, nada empalagosa y te invita a repetir y repetir y repetir. Hasta mi madre me ha pedido la receta.

Anuncios

Tarta de manzana

Sí, todo un clásico (y, probablemente nadie se lo esperaba xD)

Con la cantidad de recetas dulces que hay en internet pululando, esas que te hacen llenar el teclado de babas simplemente pensando en lo bueno que tiene que estar ese cupcake o un trozo de aquella tarta, ¿por qué tiene que ser una tarta de manzanas la que empiece la lista de dulces?

Porque todo tiene una historia detrás. La primera tarta que yo hice sola (con ayuda de mi madre, claro!) fue una tarta de manzanas. Cuando empecé a leer, mi madre me compró una colección de libros muy finitos, con muchos dibujos y letras bien grandes. Uno de ellos, mi favorito, era sobre un gatito y su mamá que hacían una tarta de manzanas. Y yo, que no era para naaaada cabezota, me empeñé en que si el gatito había hecho la tarta, yo también podía hacerla. Pasemos por alto que yo no tendría más de 6 años y casi no llegaba a la encimera de la cocina.

Pues bien, a pesar de ser una pequeña dictadora en potencia, mi madre consiguió enseñarme a hacer la receta, aunque no era exactamente la del libro, si no la que ella había hecho siempre.

DSCF6644[2]

Desde entonces, cada vez que veo una tarta de manzanas, no puedo evitar acordarme de aquella primera tarta que hicimos entre las dos, la primera de muchas otras. Por eso, la primera receta dulce tiene que ser por la que comencé a cocinar. Y un homenaje a aquella persona que me ha dejado llenar la cocina de tiestos, cachivaches y salpicaduras de comidas varias.

Ingredientes:

Para la crema pastelera (Extraído del libro 1080 Recetas de cocina de Simone Ortega)

1/2 litro de leche

3 cucharadas soperas de leche fría

3 yemas de huevo

5 cucharadas soperas de azúcar

2 cucharadas soperas de maicena

1 cucharada sopera de harina de trigo

Para la tarta

1 rollo de masa quebrada

2 manzanas (cualquier variedad, yo usé Pink Lady)

un poco de azúcar para espolvorear (normal o glass, como más os guste)

Primero hacemos la crema pastelera: ponemos a calentar el medio litro de leche en un cazo, a fuego bajo (hay que calentarla mucho, pero sin que llegue a hervir). Mientras, en un bol, mezclamos las yemas de huevo, el azúcar, la maicena, la harina y las 3 cucharadas de leche fría. Cuando esté a punto de hervir la leche, la separamos del fuego y vertemos un poco (como 4-5 cucharadas) en el bol donde está la mezcla de las yemas. Mezclamos rápidamente, para que las yemas no cuajen y repetimos un par de veces. Luego, volcamos todo al cazo, volvemos a colocar al fuego, y removemos hasta que espese. Muy importante, no dejéis de remover, que se pega al fondo del cazo y se quema. Apagamos el fuego y la retiramos del mismo.

Por otro lado, colocaremos la masa en el molde. La mía venía enrollada  con su papel por debajo, así que no tuve que engrasar el molde ni nada. Extendemos la masa por todo el molde, asegurándonos de que no quedan burbujas de aire y la pinchamos con un tenedor. Vertemos la crema pastelera sobre la masa, la distribuimos para que forme una capa del mismo grosor por todos los lados y dejamos la tarta a un lado.

Ahora viene la parte divertida: si queréis una tarta normal, tan sólo hay que pelar las manzanas y cortarlas a rodajas finas. Si queréis hacer esta monería, vais a tener zumo de manzana hasta los codos. Las pequeñas rosas se hacen cortando capas de manzana muy finas con un pelador. Cogemos la manzana, la lavamos muy bien, la descorazonamos (para que sea más sencillo) y le cortamos un trozo de la parte de arriba. Ahora, con el pelador en la mano, lo ponemos sobre la superficie de la manzana y empezamos a cortar, presionando con el pelador y girando la manzana con la otra mano. Es algo parecido a sacarle punta, solo que lo haremos por trozos. Luego, vamos cogiendo esos trozos y los colocamos como si fueran los pétalos de una flor: empezamos por un trozo que se enrolla sobre sí mismo y vamos añadiendo trozos que lo rodean. Cuando terminemos muestra primera flor, la colocamos en la tarta y continuamos con la siguiente. Es un proceso lento y un poco frustrante, pero echadle paciencia, pues merece la pena.

Una vez tengamos la tarta llena de flores, espolvoreamos un poco de azúcar por encima y metemos al horno según lo que marquen las instrucciones de la masa quebrada. La mía ponía que a 180º, unos 15 minutos.

Cuando termine de cocerse, la sacamos y la dejamos enfriar. ¡¡Ya esta lista para comer!!

DSCF6647[2]

¡Que aproveche!

Nya

Pastel de brócoli

Hace mucho tiempo que quiero abrir un blog de cocina, pero nunca encontraba el momento. Por un motivo u otro, lo posponía siempre para más adelante, pues ya encontraría un buen momento. Bien, pues como hoy puede ser un buen día, ¡queda inaugurado!

Ahora viene la pregunta estrella ¿con qué receta inauguramos el blog? Pues resulta que hace tiempo (muuucho tiempo) una compañera de trabajo le pidió a mi novio la receta de un plato que se llevó al trabajo para comer. Él me la pidió a mí, y yo dije: venga, cuando la suba al blog le doy el link y….la pobre chica tiene que odiarme (si me estas leyendo: lo siento!! v.v) Pero, al fin, aquí esta la ansiada receta.

DSCF6493R

Ingredientes

500 gr de brócoli

150-200 gr de bacon, cortado en tiras (según os guste más o menos cantidad)

1 brick de nata (aproximadamente, 150 ml)

Queso rallado

Ajo en polvo

Pimienta negra molida y nuez moscada

Aceite de oliva

Ponemos una olla con agua al fuego. Mientras empieza a hervir, vamos separando los ramilletes de brócoli del tallo y los enjuagamos. Cuando esté hirviendo el agua, echamos el brócoli y un puñadito de sal. Dejamos que el brócoli se cueza hasta que vuelva a hervir el agua (unos 3-4 min.) y lo escurrimos. El brócoli tiene que quedar un poco duro, ya que se tiene que terminar de hacer en el horno. Reservamos.

Mientras se hace el brócoli, cogemos una sartén y freímos el bacon con un poco de aceite, y espolvoreamos un poco de ajo en polvo (podéis hacerlo sin aceite si queréis que tenga menos grasa, pero es más difícil repartir el ajo entre los trozos, y puede que se quede pegado sólo en algunos trozos).

Cuando ya tengamos todo listo, mezclamos el brócoli y el bacon en la olla donde hemos cocido el brócoli, y añadimos la nata, un pelín de pimienta negra molida y nuez moscada. También podemos añadir también un poco de queso rallado, que aportará un poco de sabor y textura a la salsa. Pasamos a una fuente para el horno, extendiendo en una capa generosa y coronamos con el queso rallado y una pizca de nuez moscada. Pasamos al horno, donde estará lo justo para que el brócoli termine de hacerse y el queso se gratine.

Esta receta es muy sencilla y está realmente buena. Además, puedes duplicarla fácilmente y congelar lo que no se consuma, pues podemos usar bandejas metálicas de usar y tirar y dejarlo todo listo para la siguiente vez.

¡Que aproveche!

Nya